Primera Parte. La fuerza civilizadora de la escuela

La fuerza civilizadora de la escuela
¿Qué noble empleo hemos dado a nuestra inteligencia, a nuestra riqueza, a nuestro poder? ¿Qué sublimes ejemplos hemos dado a los que intentamos corregir?
Concepción Arenal

Civilización global

Primera Parte
Bueno es aquello y bueno es ésto, los maestros de la actualidad estamos vaciando en una sola tinaja toda clase de ideas, prejuicios y metodologías para trabajar, tal como lo hacían, según la mitología griega, las danaides, quienes vaciaban en una sola tinaja o tonel sin fondo, por toda la eternidad, toda clase de aguas. Quien lea este artículo refutará esta idea invocando una “pluralidad” malentendida. El principio que rige a un maestro que guste de reconocerse como apóstol de la civilidad, marginándose y apartándose de la ley de la selva, no estará en imitar o en desechar, sino en adquirir, pero hacerlo con discernimiento.

En nuestra senda docente siempre habremos de estar atentos a toda aquella acción que nos alimente, que nos eleve y expanda nuestra conciencia y que nos remita a la generación de éxitos. Esto no se logra entregándose al vino o al juego, a la francachela o a la exploración de variantes que generen inestabilidad. Toda adquisición en nuestro camino ha de tener por objetivo el apropiarnos de riquezas intelectuales y espirituales, así como de argumentos que dén fortaleza a los educandos, que los promueva.

En general, y sin excepciones, los principios que sustentan a la civilidad o a la ley del más fuerte son de tiempos ancestrales. Los malos hábitos, secundados por una voluntad débil llena de culpas vienen a ser el combustible que da fuerza a la ley de la selva. La muerte de Abel debilitó la voluntad de Caín, la zarina que cede ante la lujuria de Rasputín o, más en la actualidad, dejarse llevar por estereotipos y la ambición desmedida de poder y posición, son ejemplos vivos de acciones que debilitan el alma y te someten o aprisionan con las cadenas de la ley del más fuerte.

La fuerza civilizadora de la escuela podría asemejarse a la llegada del ganado vacuno proveniente de Europa al continente americano, al principio, los indígenas veían a las vacas como venados más gordos, y de esa forma las representaban en sus pinturas. Ya con el tiempo, las vacas llegan a ser lo que son: vacas.

Es sustituir una cultura, una manera de hacer las cosas por otra, con características diferentes observables a simple vista o, tal vez, de un largo escudriñar para poderlas percibir. También es apegarse a la normatividad vigente, apartando el capricho de los usos y costumbres.

La fuerza civilizadora avasalla a la ley de la selva, o al menos, está convocada a cumplir con ese propósito. No porque la civilidad o modernidad sea la única opción. Hay lugares en el planeta en donde el imperio de la ley nunca ha hecho aparición por resistencias locales. El imperio de la ley es la suma de todos los contenidos que dan paz y armonía para lograr la convivencia entre pares, entre semejantes, entre connacionales y entre todas las naciones.

Muchas de esas comunidades se aprecia que viven en una “comodidad” o normalidad muy difícil de explicar, ya que no es posible entender que la conciencia y la razón humana negocie o claudique ante situaciones como, por ejemplo, esa comunidad en África en donde se esclaviza a jovencitas para fines sexuales con el pretexto de convertirlas a una religión. No es posible que, siendo que todos los seres humanos tenemos una conciencia que nos hace discernir lo que es el dolor humano, no haya una voz en esa comunidad que se levante para contradecir a estos líderes musulmanes que hieren a un grupo de jovencitas con toda impunidad y complacencia del resto del grupo o tribu. Se aprovechan de ellas en forma permanente porque no se ha logrado abarcar toda la geografía universal para imponer los códigos civiles y penales que gobiernan en la civilización. Sabedores de ello, estos chacales, hacen de las suyas por lo complicado que es llegar a esas coordenadas en la selva nigeriana.

En un gesto de alarde de cómo usar el tacto en forma muy diestra, algunos docentes somos muy hábiles, en muchas jornadas pedagógicas durante un ciclo lectivo, porque nos gusta vestir pulgas y hacer un cortejo de novios con ellas, cuando minimizamos la importancia de la ortografía, de la limpieza en el salón, del decoro del uniforme de los alumnos, e incluso, en el vocabulario que usamos frente a ellos.

Cuando nos hacemos observaciones mutuamente entre pares, o cuando un directivo nos hace una observación bien hecha de la forma en que estamos claudicando ante los caprichos de los alumnos, o de actitudes negativas propias, solo acertamos en decir: ¡Se me hizo fácil, todo mundo lo hace, o fue un lapsus! Reducimos o diluimos los contenidos, minimizamos los errores caligráficos o negociamos con la puntualidad y otras virtudes que debemos inculcar. Se vuelve parte de nuestro quehacer toda la vulgaridad pero cuando nos reclaman afirmamos que esa es la forma en que mejor nos entendemos con los alumnos o padres de familia o que es la nueva forma de hacer las cosas. Se vuelve parte de la normalidad la belleza de la pulga, tanto así, que hasta las vestimos de novios.

Vacío intelectual

Como su nombre lo dice, el vacío implica una oposición al conocimiento. Por el contrario, para decir que se pone por encima lo cientificista, lo técnico, siempre se ha de oponerse por completo a la opinión. La opinión piensa mal, de hecho, no piensa, solo traduce necesidades, caprichos y tendencias en conocimientos.

Al definir a los objetos solo por su utilidad, se prohíbe conocerlos. Nada puede fundarse sobre opiniones, ante todo es necesario destruir tus opiniones mal informadas. Es el primer obstáculo a superar. El conocimiento de la realidad nunca es inmediato y total, siempre existen obstáculos a vencer como la rapidez con la que ocurren los fenómenos, que los sentidos nos engañen o el entorpecimiento que produce el no llevar anotaciones de todo lo que sucede. Como dice Bachelard: “Frente a lo real, lo que cree saberse claramente ofusca lo que debiera saberse. El verdadero conocimiento viene a darse después de una erudición, después de una elevación del sujeto cognoscente en todas las disciplinas de la ciencia, apoyándose en sus métodos y coronando a la razón antes que a la opinión.

Cuando yo me repito a mí mismo, que soy graduado de tal o cual universidad, lo que estoy diciendo es que dejé de ser un sujeto cognoscente porque quien quiera conocer la verdad ha de estar en permanente formación y ejercitación de los sentidos para evitar una sentenciada atrofia intelectual que le acontece al sujeto que se pasma y se queda inmóvil. Lo mismo pasa con los músculos de nuestra fisonomía.

Es entonces, que regreso a la ley de la selva, cuando se detiene la actualización, te dejas seducir por la fuerza de la ley de la selva, moviéndote con la misma ingenuidad y negligencia, y con la misma violencia y mala entraña de los que están fuera de la ley.

Desorden espontáneo
Ejemplos de ingenuidad y caos que se vive en el mundo real, ahí donde la escuela no tuvo acceso, ahí donde la escuela fracasó, donde la academia no fue lo suficientemente cientificista, en ese desorden espontáneo y desinformado existen muchos acontecimientos y elecciones aleatorias que constituyen el devenir y la evolución de la humanidad. Como aquellos padres de familia que no aciertan en dar los mínimos cuidados a sus hijos pequeños al eximirlos del cinturón de seguridad al conducir su auto, o que dejan a sus hijos adolescentes al cuidado de niños pequeños por horas o días mientras salen a trabajar.

Padres que creen que destruyendo o violentando a sus hijos es como se les ha de corregir, o que nosotros como maestros nos endeudemos o derrochemos sueldos enteros en casinos y bingos. Por citar otro ejemplo, y yéndome al extremo de observar los dislates de los poderosos, esos empresarios que están tan interesados en enderezar el naufragio del sistema educativo, están gobernados por el imperio de la irracionalidad, por la ley de la selva en donde gobierna el más fuerte. No tienen ninguna autoridad moral para hacer señalamientos ya que en distintas ocasiones se han aliado con el crimen organizado y, por lo mismo, cada día que pasa aventajan en poder económico y popularidad por el desmedido uso de recursos a su disposición.

Han decretado que las fuerzas civilizadoras de una sociedad, se someterán a sus caprichos monetarios y al musculo de sus opiniones que llegan sin obstáculo a cada hogar de la nación, porque están asociados con los medios de comunicación y sus intelectuales.
Las pasiones e instintos típicos de la irracionalidad alejan al individuo de la producción, la creatividad, y toda propuesta que provenga de la irracionalidad así sea con buenas intenciones como las actuales del grupo Mexicanos Primero vienen a ser mezquindades o pulgas vestidas para un cortejo de novios.

La razón para ello es tan obvia como lo es el hecho de que estas supuestas “organizaciones civiles”, son dueños de los medios de comunicación que han alejado al individuo de la racionalidad por décadas. Estas personas, no representan más interés que el de la rentabilidad de sus empresas y la ganancia fácil mediante el tráfico de influencias que han ejercido ganando contratos de forma directa, por décadas,en la Comisión Nacional del Texto Gratuito, y llevando a la indigencia a toda una nación al robarles toda oportunidad de empleo por sus desatinos empresariales.

Podemos distinguir la calidad de las obras de estos sujetos poderosos por las características de sus diseños y cabildeos. Los productos de calidad que solo se pueden generar por los individuos en la racionalidad tienen como característica principal el haber sido realizado o fabricado con una tecnología específica del poder, al alcance de todos, que se llama “disciplina”. Carece de ella, y de una autovigilancia, porque quien señala que hay muchos abusos en el pago a comisionados también ha de exponer, ante la opinión pública, todos los escándalos financieros en los que se ha visto envuelto en años pasados, desangrando al erario público.

Anuncios

Recursos lingüísticos que permiten expresar sucesión y causalidad

• Definición de Nexo:
• Un Nexo (o Conjunción) es una palabra cuya función es servir de enlace entre palabras, sintagmas u oraciones.nexos

• Notas:
• Los nexos son palabras invariables.
• Las locuciones conjuntivas son grupos de palabras que funcionan como nexos (así que, por más que, a pesar de…)
• Ejemplos de Nexo:
• Mario y María → une dos sustantivos.
• Luchar para ganar → une dos oraciones.
• Tipos y Ejemplos de Nexos:
• Nexos Coordinantes: su función es unir palabras, sintagmas u oraciones independientes sintácticamente.

o Copulativos → indican suma o acumulación (y, e, ni, que):

 Ella habla y él escucha.
 María y Pablo aprobaron el examen.
 Padres e hijos.
 Ni tú ni nadie puede convencerlo.
 Ni estudia ni trabaja.
 Ríe que ríe.

o Disyuntivos → indican opción o elección (o, u, o bien):

 ¿Prefieres hablar o escuchar?
 Dame siete u ocho (se usa “u” si la siguiente empieza por “o”)
 Pueden llamarme a casa o bien al trabajo.

o Adversativos → indican oposición (pero, mas, sin embargo…)

 Habla mucho pero no escucha.
 Estamos en verano, mas hace frío.
 Estamos en verano, sin embargo hace mucho frío.
 No lo hizo Juan sino Pedro.
 Iré a clase aunque esté lloviendo.
 No pude lograrlo, no obstante he hecho todo lo posible.
 No estoy equivocado, al contrario, tengo toda la razón.
 No es mala película, si bien tampoco es una maravilla.

o Explicativos → aclaran o explican ideas (es decir, esto es, o sea…)

 Habla, es decir, se comunica.
 Somos omnívoros, o sea, comemos de todo

o Distributivos → indican alternancia (ya…ya; bien…bien;…)

 Ya barre, ya ordena la casa.
 Bien ríe, bien se pone muy triste.
 Unas veces se muestra contenta, otras veces se desespera.
 Ya descansa en la cama, ya descansa en el sofá.
 Ora baila con uno, ora baila con otro.
• Nexos Subordinantes: su función es unir la or. subordinada con la principal.
o Lugar → une la oración que indica el lugar de la acción (donde, de donde, en donde, a donde, por donde,…)
 Iré donde me digas
o Tiempo → une la oración que indica la circunstancia temporal (cuando , antes que , después que , mientras que,…)
 El enfermo murió cuando ya amanecía.
o Modo → une la oración que indica el modo de la acción (como, como que, como, tal como, según, según que, como si,…)
 Hazlo como quieras
o Comparativos → establecen una comparación (como, más que, menos que, igual que, tal como, mejor que, peor que,…)
 Carla es más alta que yo
 Le atrae tanto el estudio como los deportes
 Le interesa la música así como la literatura
 Es tan inteligente como su padre
o Consecutivos → indican consecuencia de lo expresado (de tal modo que, de tal manera que, tanto que , tan que , tal que,…)
 Pienso, luego, existo — dijo el filósofo Descartes.
 Es tan alto que alcanza el techo
 Estudiaste así que aprobarás
 Ya estamos todos, por consiguiente podemos iniciar la reunión
o Causales → indican causa de lo expresado (pues, porque, puesto que, supuesto que, ya que,…)
 Lo hace porque quiere.
 No habla ya que le da vergüenza.
 No lo ignoraba pues estaba plenamente informado.
 No me sorprendió lo dicho, puesto que ya lo sabía.
o Condicionales → si , pero si , sino , con tal que , a condición que, etc.
 Si tú lo dices será verdad
o Finales → indican finalidad de lo expresado (para que , a fin de que , con objeto de que , con vista a que, etc.)
 Estudia para que puedas sacar buena nota
o Concesivos → indican una difucultad que no impide la acción (aunque, por más que, bien que, …)
 Iré aunque llueva

Ejercicios de Nexos:
Ejercicio en el que se deben señalar los nexos e indicar el tipo.

Ejercicio:
• Espero que no se haya ido dado que se lo previne
• Debería guardar reserva una vez que se lo hayamos explicado
• Te llamaré por teléfono después de almorzar
• Iré a tu casa en seguida que termine mi horario de trabajo
• Debes decirle todo, de esta manera estarás tranquilo
• Lo recibí con todo gusto, pues me interesaba oír su opinión
• Este asunto está terminado, de manera que podemos archivar toda la documentación.
• Dame siete u ocho paquetes de gusanitos
• Procuraré recibirlo, no obstante tener mi agenda completa
• Me aseguré que vendría, sin embargo todavía no ha llegado
Solución al ejercicio anterior
• Espero que no se haya ido dado que se lo previne (nexo condicional)
• Debería guardar reserva una vez que se lo hayamos explicado (nexo condicional)
• Te llamaré por teléfono después de almorzar (nexo temporal)
• Iré a tu casa en seguida que termine mi horario de trabajo (nexo temporal)
• Debes decirle todo, de esta manera estarás tranquilo (nexo comparativo)
• Lo recibí con todo gusto, pues me interesaba oír su opinión (nexo causal)
• Este asunto está terminado, de manera que podemos archivar toda la documentación. (nexo consecutivo)
• Dame siete u ocho paquetes de gusanitos (nexo disyuntivo)
• Procuraré recibirlo, no obstante tener mi agenda completa (nexo adversativo)
• Me aseguré que vendría, sin embargo todavía no ha llegado (nexo adversativo

Obstáculos en la formación de los educandos

obstaculos
Cuando en una familia se paga el precio mínimo necesario de una atención requerida por los hijos, el remanente lo paga la sociedad; esa que, como entidad represora de los actos de los hombres impone el dominio de la ley a la de los instintos. Esa escasa atención predispone al sujeto a un estado de debilidad frente a sujetos fuertes en alma y voluntad.

Es el secreto del éxito de las personas: Los cuidados y afecto hogareño conduce a los individuos a ser operativos y de utilidad. Los triunfos de un individuo se convierten en la corona de sus padres porque quienes propician la movilidad del sujeto mientras lo alimentan con valores y buenas impresiones de la vida, han de cosechar también los reconocimientos y preseas en las batallas.

La debilidad de los individuos se explica en función de una degradación de factores racionalistas y la exacerbación de agregados subjetivos y psicológicos como la búsqueda del placer, de posición social, de provecho propio o de poder. Los débiles para librarse de las relaciones de fuerza que le son desfavorables, interpretan la fortaleza de sus adversarios como maldad.

El hombre se va agotando a medida que va encontrando seres superiores en fuerza interior, es en esos primeros años de agitaciones, tras el enfrentamiento con todos los objetos tan diversos que ve ante sí, que el sensorio, fresco y joven, va menguando con el paso de los años, tampoco se da tiempo al reposo necesario por tanta excitación, tantas cosas que se desean siendo joven, y tantas distracciones.

Los conocimientos vienen a ser muy poca cosa para la primera edad, antes tienen mucha mayor trascendencia enfrentarse a otros, molestar a las niñas o niños débiles, poner trampas físicas o intelectuales a los mayores, a los maestros, e intentar salirse con la suya retando a la autoridad mediante actos de repudio. Toda esta naturaleza histriónica negativa de la conducta humana produce debilidad. El individuo, ya contrito, aun después de ejercicios físicos o mentales para deshacerse de la culpa, nunca logra superioridad en la fuerza interior. Por más que asista a pláticas con psicólogos o reciba consejos, el recuerdo de todas sus actuaciones negativas no le permiten desarrollar esa fuerza interior, o todo talento que la naturaleza le haya conferido.

Es entonces que en los primeros años del individuo la oportunidad es histórica para desarrollar acciones positivas que le infundan una fuerza interior. El educando que ha incurrido en acciones negativas ya no le queda nada más que su debilidad, lo cual acarrea su decadencia e inevitable desaparición. Es importante que un padre de familia entienda los conceptos de culpabilidad y que entienda el sentido de la sublimación del individuo desde una temprana edad, mediante la conducción de su voluntad a metas utilitarias, tomando como base la fuerza interior incipiente o la volición sexual inherente con que nace el individuo.

Es de notable importancia reconocer que esos instintos sexuales de los que habla Freud, son reales y están en todo momento presentes con medida gregaria u hormonal, los cuales imponen al individuo una agenda de metas sexuales, que de no ser transmutadas a metas no sexuales (artes y ciencia) lo atraparan a una vorágine de pasiones que lo hundirán en una miseria de instintos y vicios satisfechos acompañados por ese sentimiento de culpa. Cualquiera que se vea sometido a sus pasiones es fácil de ser conducido a vicios, a conductas reprobables y en el peor de los casos, a conductas antisociales que llevan al individuo a enfrentar los castigos que impone la ley.

Este retorno a uno mismo, a reconocer nuestra naturaleza animal que es la base de nuestro ser, es por consiguiente procurar nuestro bienestar. Es muy útil para el individuo reconocer desde chicos, que cada quien vive principal y efectivamente en su propio pellejo, y no en la opinión de los demás, ni tampoco podemos formar nuestros criterios en base a los criterios de otros. Esta situación asume una importancia particular en la sociedad de masas cuando cada miembro de una muchedumbre tiende a identificarse con los líderes que ejercen sobre él una influencia hipnotizadora. (como por ejemplo las celebridades).

La formación del sujeto no es solamente un alejamiento del individuo y una identificación con el grupo y con las categorías de la acción racional; esa formación tiene que ver con un deseo de sí mismo y al mismo tiempo con un deseo del otro. Debemos desconfiar de la vida interior en tanto que esta vida interior puede estar alienada a factores psicológicos externos, colmada de identificaciones alienantes y de modelos sociales inculcados, lo que nos obliga a todos a buscar el yo lejos de ataduras libidinales, o de controles sociales.

Pensamiento revisionista como alternativa al autoritarismo

Se trata de un pensamiento terapéutico que permite adaptar al individuo a la sociedad. Es la clase de pensamiento que debe desarrollar todo padre de familia, todo docente que se precie de serlo. Sin imposiciones, confrontar las conductas de sus hijos o de sus pupilos con un deber ser. El principal factor determinante del estado de un hogar, de un aula, de una escuela es de naturaleza psíquica, su acción está limitada por las condiciones físicas de la existencia humana, ya que son seres humanos, con alto contenido psicológico acumulado por años quienes moldean al grupo entero en base a sus procesos biológicos.

Entonces el buen ambiente áulico depende enormemente de la suma de las voluntades biológicas y psicológicas de sus integrantes, incluyendo la del profesor. La suma de los progresos en aprendizajes y en cambios actitudinales se manifiesta entonces con la multiplicación de relaciones, de aumento en el bienestar material de sus miembros (tener diario para comer en receso, atención en casa, agua para beber y otros insumos que den sensación de bienestar). Pero también en la evolución de conductas racionales y éstas podemos dividirlas en dos: Una expansión en la vida moral y de un clima intelectual.

El orden espontaneo

El orden espontaneo del individuo puede estar marcado o no por un orden social que descanse en el triunfo de la razón y en la subordinación del deseo a la regla, o en forma negativa en el orden inverso. Un orden espontaneo que este regido por la subordinación a los instintos de los individuos lo aleja, a él y a su entorno, de la felicidad, y más aumentan las frustraciones y la insatisfacción. Toda sociedad que reduzca su orden espontaneo a la satisfacción de instintos y caprichos adquiere efectos angustiosos pero no existe una institución capaz de orientar en valores sin caer en adoctrinamientos.

El temor a caer en el adoctrinamiento explica la resistencia de muchos actores a asumir responsabilidades en el campo de la formación valoral.

Ésta consiste en propiciar, en un proceso que respete el desarrollo evolutivo del niño, una autodefinición de principios valóricos propios que se encuentre sustentado en el descubrimiento de lo que es correcto, que vendrían a ser valores pertinentes con la cultura vigente y electos propuestos por una sociedad, pero también en la oportunidad de su crítica a partir de la fundamentación de sus propias soluciones a situaciones morales.

Esta propuesta puede plantear una respuesta a la primera dificultad de la escuela, pero sin duda la más importante para formar en valores. Junto con la necesidad de vigilancia permanente que evite el riesgo de caer en la salida fácil, la moralizante, la formación valoral, parece exigir el desarrollo de un proyecto complejo, de múltiples procesos paralelos -de investigación, de formación docente, desarrollo experimental, desarrollo curricular y de materiales, evaluación- a fin de poder enfrentarla de manera adecuada.

De todo esto deduzco que los primeros años del infante deben contener “poesía”. Excluir todo aquel contenido o situación que no muestre al infante una vida nueva, fresca, con impresiones poco enmohecidas, ocupar todo con un aire infantil, de silencios en temas trágicos como la muerte. Este efecto inevitablemente ira disminuyendo año con año, y eso es lo que determina la diferencia tan considerable de impresión que sobre nosotros producen los objetos en la juventud o en la edad madura.

Las experiencias y los conocimientos adquiridos durante la infancia y la adolescencia llegan a ser después los tipos constantes y las rubricas de todas las experiencias y conocimientos ulteriores, por decirlo así, las categorías bajo las cuales clasificamos, a veces sin darnos cuenta, todo lo que encontramos más tarde. Debemos mantener a los niños y adolescentes más ocupados en conocer que en desear o querer. Eso es lo que en la época moderna más hacemos, los hacemos desear. Los padres se divorcian, luego se consiguen otra pareja y la meten a su casa exponiendo, muchas de las veces, sus actos íntimos a sus hijos, que no son hijos de su pareja.

Exponen a sus hijos a contenidos para adultos en una telenovela o, peor aún, en películas eróticas que dejan al alcance de sus hijos. No supervisan sus tiempos en la red, como tampoco cuando asisten a diversiones con sus amigos, ya sea, en fiestas o hasta en simples actos o festividades que no son en su totalidad supervisados por el personal docente de una escuela.

Restablecimiento de un orden espontaneo sano

Consiste en el retorno al arte y a lo uno, es el atraer a quienes se proponen salvar su individualidad para, de esta forma, restablecer una identidad colectiva. Conlleva el riesgo de nacionalismos y consumismos, a restablecer culturas que definen a la mujer para someterla al hombre, a las minorías para exterminarlas, o a que los vulgares sometan a las mentes débiles a sus estructuras lingüísticas o de escaso contenido valoral.

El orden espontaneo que requerimos en la casa, en la escuela, es uno donde busquemos más escuchar que hablar, aprender que enseñar, analizar los actos propios que los de los demás, más ahorrar que gastar, más trabajo que diversión, más las necesidades de los hijos que de los padres, más el silencio que el ruido, mas atender a los de casa que a las amistades y más la constancia y la organización que la ocurrencia.

Existen muchas consecuencias económicas en no ocuparnos en un mejor orden espontaneo, consecuencias que son más evidentes cuando fallamos en la solución de nuestras necesidades. Es muy fácil soñar y planear, podemos enseñar a nuestros hijos o a nuestros alumnos a planear. Sin embargo, los talentos reales, los recursos a nuestro alcance invariablemente imponen límites a nuestros horizontes.

“Prolongar la vida humana se arraiga en la conciencia cuando hacemos un buen uso de la libertad preservando al cuerpo de una caída que impone el mecanicismo de sus propios instintos y defectos”.