El maestro de Geografía. Azares didácticos que borró la Reforma Educativa 2013

p0Yw6sIpGD
Quienes estuvieron en la ETI 24 reconocerán a este maestro de gran trayectoria por la docencia. Sus clases no eran clases, decía él. Era un viaje por el mundo, en un gran barco, donde él era el capitán, nosotros, sus alumnos, unos marineros.

Tú hacías un pequeño o gran escándalo, y el al instante gritaba: ¡ Sabotaje!. Pedía que todos anotáramos en nuestra bitácora, ( nuestro libreta universitaria de apuntes) la hora exacta con minutos y segundos en que había ocurrido tal hecho y la sanción impuesta al marinero en cuestión. Usaba su grabadora con un micrófono porque ya era mayor en edad, y ya no tenia la misma voz que tuvo en sus comienzos, él mismo advertía al inicio del curso lectivo.

Nunca faltaba a su clase, a veces, enfermo de bronquitis, llegaba al aula muy abrigado con su bufanda que le cubría todo el rostro, no podía faltar su grabadora y su micrófono, sus instrumentos didácticos, sus mapas, y su bitácora de lecciones que coincidían casi con precisión, a los materiales gratuitos de la SEP. Sus clases no eran aburridas, con él incluso aprendi los principios de las coordenadas geodésicas para ubicarnos en mar abierto, decía él.

Nos enseñó las capitales de los países reconocidos, hasta ese momento, por la ONU. Decía que la ONU era un organismo que había nacido para controlar nuestros actos, pero también hablaba bien de sus esfuerzos de pacificación. Si fuera necesario, decía, mandaria traer a los cascos azules, si la revuelta en el aula era grande y no hubiera autoridad que nos controlara. Todo lo que hacia o decía no era coincidencia, siempre tenia una intención didáctica o algún contenido que enseñarnos de forma transversal.

Tenía buen sentido del humor, pero no el humor que tienen muchos maestros de igualarse con los alumnos, era un humor que preservaba el respeto a su autoridad como maestro, tal vez no sabedor de todo, pero si sabedor de los contenidos vigentes en el plan de estudios.

Nos colocaba en filas según el rango que teníamos por nuestras calificaciones. Había tenientes, almirantes, nos daba reconocimientos en nuestros cuadernos emulando las insignias o estrellas que llevan en sus uniformes los marineros, y en el caso de un fallo en nuestra conducta o en calificaciones nos degradaba pidiendo nuestro cuaderno para borrar tales insignias ya entregadas.

Yo no sentía que iba a una clase, yo sentía que me convertía en un gran marinero, de la naval americana, mexicana o británica, eso no importaba, de la gran naval en donde aprendías todo sobre ríos, capitales, montañas, desiertos, depresiones, cimas y simas que hay en todo el globo terráqueo.

No diré su nombre, seguramente cualquier contemporáneo matriculado en la ETI 24 reconocerá a este maestro. Un gran maestro.

Azares didácticos en el aula que se borraron con la nueva reforma educativa.

Anuncios

Los enemigos del sistema educativo

Al llegar a la madurez habremos leído cientos de historias de súper héroes, de batallas entre el bien y el mal. Enumerar o enlistar a los amigos es tarea de personas positivas me dirá cualquier persona. Reconocer a quienes te están haciendo daño puede ser aún más saludable y de mayor crecimiento.

Por necesidad, por conservar mi trabajo he tenido que renunciar a mi yo. Mi yo, era un ser inacabado pero vino a detenerse su crecimiento aún más por razones de encajar en un perfil requerido para mi desarrollo profesional. El perfil que se le pide a un docente como yo es el de estar a tono con lo que hace el colectivo, ni más ni menos. Colaborar con lo mucho o con lo poco que este colectivo haga. Un freno a la individualidad como se frena en un equipo de futbol a los cracks para que el equipo pueda funcionar en la totalidad de sus elementos.

Sin embargo, el cuidado de mi intelecto, del desarrollo de mis talentos, de mis expresiones orales, escritas, de la docencia que ejerzo, solo puede ser alimentada por mí mismo, es el cuidado de sí del que hablan los griegos y los primeros filósofos ilustrados. No será acrecentado mi caudal intelectual por nadie más, ni por mis superiores, ni por mis alumnos, ni por mi familia, solo por mí. Es entonces cuando es idóneo declarar que todos los anteriores se convierten en un estorbo, un obstáculo a mi desarrollo personal y filosofal.

Hasta ahora yo pensé que los enemigos del sistema educativo eran los corruptos, los que gustan de la ganancia fácil, los que compraron sus plazas, de amafiarse entre ellos, de ocultar información o poner zancadillas valiéndose de sus conexiones con personas de pocos escrúpulos. No son ellos los que nos deben preocupar. Fracasaron rotundamente en sus vicios y costumbres de putrefacción. Tal vez ya se dieron cuenta que ahora ya no están empoderados en los pasillos del poder que solo existía en su imaginación, y quien no esté consciente de eso, solo es cuestión de que indague quienes están ahora en el poder. Por este motivo sus juegos, personalidades, rol que ejercen en la actualidad son patéticos a la vista de todos, y si no se ven a sí mismos así, están románticamente equivocados. Ellos mismos se reconfortan con sus ideas equivocadas en sus comilonas y francachelas.

Los enemigos que ahora nos deben ocupar están en la tinta y en la esclavitud que genera esa tinta. Cuando uno lee a los griegos uno comienza a preocuparse más por la individualidad que por lo que hacen los demás. Las nuevas leyes educativas que están en la tinta y que se están aplicando de manera expedita no llevaran al éxito al sistema educativo, solo están limitando la individualidad. Y por más que alguien desee convencerme de que en el colectivo están las soluciones a los problemas, mermando las capacidades individuales, pierde su tiempo. Las empresas de clase mundial se nutren de los mejores talentos, y da muy poco al retorno en la inversión el trabajo colectivo de ellos. No veo a un equipo de trabajo redactando o publicando un material didáctico para cualquier nivel educativo. Solo ciertas acciones finales que den el acabado a un libro seria motivo de alianza con un colectivo o trabajo en equipo, en que le afine algunos detalles de edición o distribución del material, así como el respectivo pago de impuestos que hace un contador y otros trámites.

Lo digo abiertamente y por experiencia propia: Las juntas de Consejo Técnico son inútiles, infructiferas, en ellas se anula el intercambio abierto de ideas, solo sirven para bajar informacion con el supuesto de obtener mejores resultados en la escuela. Aquello que llamamos común en un colectivo, el ámbito de las cosas colectivas deja fuera los actos filosóficos del razonamiento individual.

La historicidad de las palabras y las cosas que permean a un equipo de trabajo toman como brújula los dictados de las leyes educativas, las cuales le imponen la agenda, la estructura, las puertas de entrada y de salida al sistema educativo, y este sistema no es otra cosa más que una estructura de control de la individualidad, una perpetuación del sentido mercantilista de la educación. Como buscadores de la verdad, debiéramos de sospechar aun de nuestras propias ideas y concepciones, cuanto más debiéramos hacerlo en un colectivo, cosa que jamás volverá a suceder.

Se impondrá la direccionalidad superior que han delimitado en los cuartos oscuros del poder. Las reflexiones que pudimos hacer en tiempos pasados sobre la historicidad de los actos de los estudiantes, nuestra materia de trabajo, al conjuntar sus incipientes razonamientos, pasiones y azares han sido desplazadas por una imposición de actos, ambientes y parámetros que bien pueden conseguirse o no, según los criterios subjetivos de evaluadores, asesores, supervisores o de las opiniones no informadas de padres de familia o hasta de los mismos alumnos.

Los controles, registros que podrían proveer de una información objetiva acerca de la calidad del servicio educativo pasaron a ser materia de la arbitrariedad o ánimo psicológico de quienes ejerzan la observación. No existe ningún parámetro de cientificidad en estas acciones.

Por lo que es posible dictaminar, aun desde antes que comience el nuevo sistema de trabajo con la reforma educativa, que los resultados que podemos prever se obtendrán con su aplicación estarán cargados de una necedad (thorheit). De una tontería exacerbada (albernheit) y hasta de una estupidez ( dummheit) según los parámetros filosóficos de la antropología Kantiana.

Y sus razones son muy válidas: La alineación (Verruckung), que promueve la reforma, solo altera los conceptos de la experiencia elevando por encima de todo a las evaluaciones escritas, las evaluaciones hechas por alumnos, padres de familia, asesores técnicos generando la producción de quimeras que devendrán en traiciones y ataques dentro de los mismos colectivos, hipocondrías en las evaluaciones diagnosticas que desencadenara en delirios (wahnsinn), que en algunos casos hara que ciertos participantes en las instituciones educativas caigan en la demencia (wahnwitz).

La reforma educativa tuvo que haber tenido una acción inicial para generar los cambios en los paradigmas, cosa que nunca sucedió. Es una operación intelectual que debiera estar planificada en los inicios de los trabajos de cualquier curso lectivo, en una institución educativa o en una asesoría particular a un estudiante. Ese elemento es un Ejercicio Previo al Conocimiento del Mundo ( Weltkenntniss).

Es una acción que consiste en proporcionar a todos los participantes de conocimientos y elementos pragmáticos que ayuden a todos a organizar y guiar la vida en situaciones concretas, y para lograr lo anterior, hay que dividir el saber en los dos dominios en los que se ejercita: la Naturaleza y el Hombre.

Acción que no debe emprenderse con determinación rapsódica para después abandonarla como se hace con los fuegos pirotécnicos que destellan y minutos después acaban. Hemos pasado en el sistema educativo por muchas acciones educativas, algunas acompañadas con cuadernillos como los que se hicieron para prevenir la obesidad con la activación física, o las que impulsaban la sana convivencia o el profundizar en la aritmética y el aprendizaje basado en las tutorías y ninguna de ellas permaneció. Solo fueron centelleos y luces deslumbrantes fugaces.

El ejercicio previo del conocimiento del mundo debe partir de una cosmología, de un todo, hecho siempre en cada acción educativa consecutiva de un ciclo lectivo. Acción que alcance a toda la comunidad y no solo al aprendiz o educando. Esto solo se logra en un sistema educativo sano, no en uno politizado y empresarial como en el que nos hemos sumergido a últimas fechas.

Incluso cualquier actividad pedagógica que se haga en forma discontinua y discrecional establece una enemistad con los aprendizajes de los educandos. En alguna ocasión en este ciclo escolar me han llegado a preguntar: maestro, ya no haremos esto o aquello? ¿Qué pasó con los resultados de los aprendizajes por tutoría? ¿Cómo responder a tales interrogantes? Cuando el alumno se da cuenta que todo está politizado, que debe permanecer a la espera de ser indexado a indicaciones superlativas, es cuando pierde el interés en nuevos esfuerzos o en nuevas actividades didácticas.

¿Para qué emprender una nueva acción si después no habrá seguimiento? Eso han de pensar.

Es cuando la materia de trabajo (la escuela) se convierte en un instrumento de poder, de intereses, de acciones que algún día, no muy lejano, llevaran a la mercantilización del servicio educativo. La siguiente etapa de este sistema educativo se ha dado mediante la acción de la autonomía de gestión. Siendo que la autonomía de gestión no está siendo orientada por ningún documento operativo que no sea la volición de los directivos y de los supervisores, todo ello redundara en una segregación de instituciones o planteles que harán las cosas en el beneficio de sus planteles y sus comunidades y otras que lo realizaran de forma equivocada en cuanto a las prioridades, y unas más que realizaran esta acción autónoma para provecho personal dejando sin recursos a sus planteles.

Me temo que en este momento me encuentro nervioso en cuanto a pertenecer a cualquiera de estas opciones y llegar a ser focalizado dentro de una escuela que no supo llevar a buen puerto esta autonomía en la gestión de los recursos. Es otro de los enemigos en un sistema educativo: que tus percentiles no tengan nada que ver con los de tu escuela.

Porque en cierta manera, no solo soy yo, como ser individual quien perdería, perderán también todas mis acciones, mi bolsillo, y mis esfuerzos por saber más, por rendir más, por apegarme cada vez más a los parámetros que nos indica la mal hecha reforma. En el supuesto caso de que una mala gestión autónoma de recursos se practicara en mi lugar de trabajo, la corrección de tal hecho estaría fuera de mi alcance.

El ser focalizado como mala escuela se trasladará también a mi boleta de evaluación, los recursos entonces se recortarían para darse a otras escuelas con mejores resultados, las cuales estarían en la posibilidad de ofertar un servicio de mayor calidad que harán que en otro futuro, un poco más lejano, se conviertan en objeto y materia de concesión a particulares, como se hace con las guarderías del IMSS actualmente.

El acuerdo de paz ( Friedensabschlub ) que podemos los mentores establecer con los enemigos de la educación radican en los siguientes puntos:
1.- Rendir las cuentas al directivo y en general a los asesores técnicos, supervisores, evaluadores.

2.-Hacer lo posible, por reflexionar en forma oculta y llevar un registro de cada actividad hecha, en forma individual o colegiada con uno o varios docentes

3.- Pugnar por un sistema educativo estatal que produzca sus propios materiales educativos a través de las organizaciones profesionales docentes que aparecieron ya con personalidad jurídica suficiente en la reforma educativa.

4.- Asesorar en forma colectiva sobre los alcances de la reforma en los ámbitos laborales, administrativos, pedagógicos

5.- Animar o elevar a la excelencia a todos los mentores del colectivo, y en general de todos los colectivos posibles mediante el estímulo al ingreso al servicio profesional docente, a cursos y diplomados de actualización.

6.- No eliminar la propia erudición, tampoco entre docentes, y estimularla en aquellos alumnos que se vea que tienen esas aptitudes, acción que deberá ser hecha con mucho entusiasmo pero también con el cuidado de no desobedecer indicaciones.

7.- Promover una nueva cosmología que impacte a los padres de familia, un razonamiento crítico que los capacitará para observar los elementos malos de la reforma y su posterior derogación en un futuro cuando colapse.

8.- Poner más del bolsillo en la actividad educativa sin esperar nada a cambio.

9.- Reorganizar al cuerpo docente de cada entidad en las nuevas organizaciones académicas profesionales de docentes para el empoderamiento mediante la construcción de plataformas de conocimiento y de superación profesional.

Demostremos que los que están arriba están arriba solo por eso, porque ahí alguien los tiene, no porque les sea inherente la razón y la buena conducción.derribandomuros1