Cuento: “Sopa de letras”

sopa de letras
Por fuerza se levantaba de su cama, no tenía ninguna obligación, todo en ella era pura dicha. Por muy generoso que fuera el rayar del alba entrando por sus cortinas, aún la misma luz le aplaudía como majestad que reconocía en ella. Tan altos asuntos llevaban en sus manos los lacayos y a todo respondía que no la incomodaran con sus imprudentes preguntas, industrias y anhelos.

¡Qué servidumbre tan inútil! Se decía en sus meditaciones, qué enfermedad tan prolija padecen estos ministros de estar trayendo asuntos de los cuales ningún ánimo tengo de resolver. El cautiverio en donde su majestadcita vive es una suerte de habitación del tipo de una pequeña prisión en donde todo el día se la pasa leyendo cuanta cosa viene a su mano y declara no tener tiempo para algo que no sea ser arrastrada a la lectura. Sus regencias gobernaban un mundo de sacras tierras de gente esforzada, de juventud florida, porque todo aquel que pasara de 40 años lo echaba de sus tierras.

Quería que todos tuvieran un espíritu de festividad y también de creatividad. Por las noches se levanta y se monta en una alfombra mágica, se pasea en ella por todo su reino. Pequeñas criaturas que viven en las coladeras salen entonces a darle las noticias más importantes del momento. Le cuentan historias como si le leyeran cuentos. Calla a aquellas criaturas que le hablan como sus ministros, que le tocan temas importantes, solo desea saber lo que hacen sus súbditos en sus sueños. Solo acepta escuchar cuentos en los que los relatos abunden dragones, brujas o hechizos.

Su mente es más fantasiosa que lo impreso en sus libros. Se alimenta de todas estas historias de ensueño, de pesadillas y entremeses imaginados en las siestas de su pueblo. Una criatura salió del fondo de una mina. Una mina de zonas ardientes y zonas frías, por un lado de la mina camina burlando las llamas y en la otra se cubre con abrigos para pasar por las nieves derretidas. Las historias que esta criatura le cuenta siempre son las más aplaudidas por su majestadcita.Ningún rey de otras tierras que se presenta en su corte es tan aplaudido y vitoreado como lo es esta criaturita de hermosa fisonomía.

La criatura le cuenta esta vez que hay un minero que se quedó dormido en el fondo de la mina. Su majestadcita se indigna por tan reprochable pereza. Los mineros deben ser los más laboriosos, los mineros deben ser los primeros en todo. ¡Cómo ha osado este perezoso minero quedarse dormido en la jornada! Después de calmarse por tan reprensible reporte le exige que le platiqué qué ha pasado en los sueños de este minero, obreros que son de lo más esenciales por obtener tan bellas joyas que ha puesto en sus bóvedas y vendido a otros reinos.

En el sueño del obrero ha acontecido algo muy grave le cuenta la criaturita. Ha soñado con usted su majestadcita volando en la alfombra por las noches, platicando con todas las criaturas que le platicamos estos sueños. La majestadcita al sentirse descubierta por uno de sus mineros se disgusta y enfurecida decreta que el verdugo afile su espada con todo el rigor. -Eso no es todo-, replica la criaturita de la mina, -hay algo más-.En el sueño de este minero ha aparecido vuestro decreto de afilar la espada del verdugo, y he aquí que el minero está detrás de vuestra majestadcita, también con una espada.

La majestad voltea la mirada para corroborar el dicho de la criatura y al instante una espada por su cabeza vuela. Ha caído la cabeza de la majestadcita y en el preciso momento en que cae todos desaparecen y caen como letras en el plato de comida de un niño que había estado leyendo este cuento. El libro ha quedado en blanco, las letras son parte de la sopa que el niño está comiendo.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuento: “Sopa de letras”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s