Romancero II

lorca22

Te venero mucho como rito suntuario de cortesano culto
la primer encomienda en la primer hoja de nuestro libro
es celebrar el natalicio amoroso en que con obsequioso regocijo
te conoci en un florido abril bajo las ramas de un encino.

La grandeza se mide en ceremonias y es tan imponente este cariño
que si de conmemorar se trata sólo me enfiesto por tus años conmigo
voluntarios años vinculándome a ti era preciso.

Que si me apoya tu amor me eleva y me da motivos,
que si tu voluntad es buena más legible no puede ser tu oficio
y si tu motivo fuera romper las prisiones del retiro
tu estanque de afectos romper fue el mío.
Al principio mi amor se declaró con mis torpezas
y balbuciencias de niño, dejé la consigna rectora
de la deidad atenta a mis actos
aumenté la ira de Aquel que guía los corazones
y como hijo pequeño me obstiné en pos de tus ojos.

Añadiendo culpa a lo obstinado de mi delito
necesité enredarme más para buscar el perdón propicio
me pregunté si ofendía por errar si se yerra sin albedrío
de tan involuntaria culpa por haberte puesto en mi camino.

¿Cómo pude errar al conocerte si conocerte era destino mío?
sin méritos me acerqué a tu miel y cabello lindo
semejante seducción sufriste como a tu pasión me rindo
que al prodigarnos afectos de cualquier asunto me desvío.

Retírate de mí belleza tuya que ocuparme de lo mío es requerido
que mirándola no puedo hablar de otra cosa mas que de que te miro
y de seguir mi hilo sigo el tuyo
aunque tenga que postergar mirár el mío
los futuros siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s