Reflexiones pedagógicas de “La Respuesta a Sor Filotea”. Cuarta Parte

images (16)
Reflexiones pedagógicas de “La Respuesta a Sor Filotea”. Cuarta Parte
Expone decenas de ejemplos donde se recuerda de la variedad de disciplinas con las que cuenta el conocimiento y justifica esa pluralidad con el argumento de que -todas las disciplinas se ayudan unas a otras-. Culpa a su ineptitud el percibir como difícil tarea discernir en los nodos y líneas divisorias de el conocimiento y la noosfera ( el mundo de las ideas), y de nueva cuenta se disculpa por no alcanzar la misma excelsitud que le reconoce a su destinataria Sor Filotea.

¿Quién puede llegar a ser tan claro en su pensamiento como para percibir una cicatriz intelectual en Sor Juana palpable en el hecho de haberse visto obligada a ser autodidácta?. Seguros están los expertos en afirmar que de haber asistido a la escuela habría sido para ella de mucho impacto el acompañamiento que nos ofrece la misma: con sus condiscípulos, las explicaciones de los maestros y otros recursos. En nuestros tiempos la hemos devaluado con la falta de formalidad y normalidad en nuestras actividades pedagógicas; ésto ha generado una racional causa para que los organismos financieros sugieran a las autoridades hacendarias quitarles presupuesto del erario y presionan con planes de sustituirla por una enseñanza cibernética.

En esta relación con otros en el aula y frente a las explicaciones de tus maestros se advierte que a veces podemos no encontrar en nosotros habilidades o capacidades que sí vemos en nuestros homólogos y no es razón para sentirnos culpables o en desventaja por esa carestía. Si no te ha costado el mismo afán llegar a saber lo que otros han alcanzado con sufrimientos: – dichoso tú – dice nuestra monja.

El no estudiar no es un ocio añorado por ella, un descanso o una opción. Estudiar viene a ser un bendito vicio, quizás el único vicio que no causa un mal al ser humano. Es posible sufrir males como la persecución que algunos han vivido por haber adquirido un entendimiento avanzado. Muchos fueron llevados al paredón y al escarnio, el destierro o la destrucción de su descendencia.

No obstante a Sor Juana no le mortificó esta posibilidad, fue más su rechazo a la ignorancia que a los peligros que traen los saberes.

Abunda en explicarnos que en el esplendor ateniense todo aquel que disponía su genialidad y espíritu para degustar de las mieles de la ciencia fueron considerados usurpadores del aplauso fácil que se destinaban a los gobernantes y muchas veces fueron, por lo mismo, desterrados de la República.

Así mismo Maquiavelo en su máxima impía establece que es aborrecible quien hace deslucir al poderoso. En este punto dedica una reflexión muy atinada en el sentido de preguntar a sus lectores si acaso en nuestro sano juicio nos puede llegar a parecer más repugnante tolerar la ignorancia que atacar la sabiduría.

Sin embargo elimina su ingenuidad magníficamente cuando dice que los poderosos (las televisoras y otros poderes fácticos de nuestros tiempos) lucran con la ignorancia y la sabiduría les robaría sus ganancias.

Alaba el entendimiento y define con toda exactitud sus virtudes: a)El entendimiento es el más indefenso de las riquezas b) Mientras mayor sea más modesto y sufrido es c) Se demuestra con virtudes y obras buenas d) A mayor entendimiento mayor empatía con los que no cuentan con la misma sapiencia y te muestras más próximo en concederles la razón en sus desatinos.

Continuará Quinta Parte.Reflexiones pedagógicas de “La Respuesta a Sor Filotea”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s