La adolescencia: una construcción social

images (13)
La adolescencia: Una construcción social
Generaciones precedentes otorgan al adolescente cierta calidad en sus órganos y en sus funciones mentales, pero son las múltiples influencias del medio social en el que está obligado a vivir determinantes en los productos del adolescente. Los hábitos que intentamos inculcar en ellos van apareciendo por medio de la imitación y no puede ser de otra manera que logre adquirirlos sino por el ejemplo que reciben.

Hace días comentaba con una amistad algo acerca de la negación de los alumnos de mi institución a adquirir el hábito del uniforme y del estudio. Me atrevo a afirmar que se lograría por la vía de imitar a sus padres y a sus maestros, ya sea portando uniforme los maestros, la organización de mesas redonda entre padres y maestros, y la organización de talleres extracurriculares que permitan la convivencia entre adolescentes, padres y maestros.

Imitación y creatividad son dos ejes que dan rumbo al adolescente en la construcción de su personalidad social. La creatividad que desarrollen evitara que se arraigue en ellos una paciencia imitativa orillándolo a la mediocridad, por el contrario la imitación permitirá ponerle límites a su a veces exagerada cualidad de crear o inventar, en muchas ocasiones situaciones negativas no edificantes.

El adolescente que no pasa más allá de imitar lo que ve en sus maestros o de cumplir a medias sus deberes busca esconderse en el rebaño, a confundirse entre los que lo rodean, se siente afectado reproduciendo rutinas, prejuicios y dogmatismos. Por otro lado nada asusta más a un profesor que un adolescente que usa la cabeza ya sea para bien o para mal.

El profesor ha de sembrar en sus alumnos un deseo por formarse ideales propios, utopías, sueños, proyectos, desde un simple adherirse a un equipo deportivo hasta incorporarse a clases de guitarra o pintura. Solo así es posible que los alumnos pasen por esta etapa emocional difícil sin rebelarse a las estructuras, a las rutinas y a las limitantes.

Todos los pasatiempos que gustan a los adolescentes tienen reglas y estructuras, representa la oportunidad idónea para que al educando se le facilite adaptarse a ellas sin mayor problema. Todos los adolescentes al ser incluidos en actividades extraclases o hobbies que gusten más, sentirán necesariamente una hostilidad a ser mediocres gracias a esa educación extensiva, con la cual los maestros cosecharíamos esos frutos anhelados en las actividades académicas.

Por el contrario, cuando los chicos no se les ha invitado a desarrollar su creatividad y originalidad en alguna disciplina deportiva o artística generan un frente disolvente que detiene u obstaculiza a los de mayor crecimiento moral e intelectual.

Por todos es conocido como en un aula, aquellos chicos inquietos en sobremanera perturban el ambiente de aprendizaje de los demás con sus malas actitudes o bromas sin límite, hacen una demostración del único músculo que encuentran a su alcance que es la rebeldía, energías y es aquí donde el docente debe hacer un alto de reflexión visualizando esas anomalías la mejor oportunidad para orientarlo hacia alguna actividad extracurricular.

Generan más progresos que enviarlos al sicólogo. Nunca más enviar a un alumno a un sicólogo, debemos inmiscuirlos en actividades lúdicas que sean de su preferencia y en ésto hallaremos más productos positivos que suponiendo están afectados en algún área de su psique o sus emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s