La oveja negra

9188696-divertido-ovejas-negras-y-blancas
La oveja negra

Una tarde muy blanca y muy calurosa adopté una ovejita negra. No me miraba a los ojos mientras hacia los tramites, solo se escuchaba un sonoro ronquido de su pecho.Senti varios estrujones y pisotones muy normales para esta hora en el mercado rebosante de multitudes ávidas de adquirir palomas y todo tipo de animales susceptibles de engordar y explotar.

Muchos años le saqué la vuelta a esta oveja negra. En el transcurso del tiempo y casi tan frecuente como diario, me dije a mi mismo por qué habría de batallar con un animal asi, teniendo frente a mi un tinte de color blanco para mejorar su apariencia. Detuve mis flagelos latigantes de reo acusado de alta traición el dia que logre que todos disfrutaran de esta oveja y su nueva blanca apariencia.

Antes de ponerle el tinte continuamente me miraba con sus ojos de víctima y fui un erudito esquivando su mirada. Jamas intenté abandonarla antes de mejorar su imagen aun con mi temor imaginando que algún dia gente muy poderosa descubriera su verdadera naturaleza. Me ha acarreado gastos extras y me ha sacado canas de espectro amplio. En muchos lugares del planeta la han observado y momentáneamente la suponen muy versada en todo tipo de artes y gracias pero pronto se dan cuenta que no tiene ningún valor y la echan fuera.

Millones de colegas han construido un imperio y opulencia explotando sus ocultos e inverosimiles encantos. Muchas veces recibi reclamos altivos de estos explotadores, llenos de avaricia y orgullo; apenas si volteando a verme con su rostro perezoso, arrogante, se burlaron, se mofaron de mi por haberme ausentado muchos años de explotar a esta oveja negra.

Hoy han decretado que todo aquel que tenga una oveja negra sucumbirá bajo la execración y la abominación publica. Apenas comenzaba a disfrutar de mi oveja negra y ya vienen en camino a quitármela. No sé si me darán a cambio una oveja blanca, o será gris, o roja, amarilla o naranja.

Se que esta oveja negra en realidad no es negra, asi nos han ido convenciendo de verla los que ejercen el poder desde otras latitudes. Mi oveja negra la pinte de blanco cada dia que me puse de pie al sonar el primer clarín de la mañana. La trabaje y la engorde y muchas veces han regresado quienes la pudieron disfrutar y aprovechar para agradecerme que la haya pintado de blanco, que le haya dado una imagen codiciable. Incluso llegaron a exhortarme a seguir dedicando todo mi empeño para que elimine todos sus puntos vulnerables. Estoy contento con el resultado y no me arrepiento de haberla criado y alimentado. Otros la han explotado, le han extraido sus pieles, su lana, la han puesto en venta y ahora los poderosos la van a sacrificar. No deseo ver que le sucederá a lo que fue el centro de mi vida. Estoy pensando en comprar otro tipo de animalito de crianza. Uno que tenga atributos y virtudes relumbrantes. Mi oveja negra ya me la arrebataron, ahora solo me queda escribir sobre mis experiencias con ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s