Lecciones Pasionales de la Historia

LECCIONES PASIONALES DE LA HISTORIA
– El pasado es como una niebla. Esa niebla cubre con su velo a los inolvidables, estan ahí sumergidos en la niebla, sepamos que estan ahí, casi ahí mismo donde estuvieron-: Emilio Lledó.
Cientos de veces me he parado frente a mi clase preguntándome cómo he de iniciar mi clase de historia. No me juzgue mal mi estimado lector, tengo mi planeación didáctica, no dudo de su valor, por eso cuento con ella. Más bien estoy hablando de la inseguridad que a veces se puede sentir al presionarte como docente frente a la disyuntiva de cómo vas a lograr que los alumnos se engranen con los contenidos de la asignatura, de forma que la disfruten y sean aprendizajes permanentes y significativos para ellos. Y cientos de veces he tratado de evitar irme a casa con los brazos caidos, vendiéndome la idea de que mi asignatura favorita también la es de ellos. Y por ahí no faltará algún asesor (a) técnico pedagógico que me va a comentar en este escrito:
“ Maestro, tome un curso de historia en formación continua, varíe sus estrategias, utilice recursos didácticos en el aula.”. (Hasta parece que llega a mis oídos este mensaje con las mismas palabras).
Existen miles de estrategias para enseñar la historia, hacer actividades lúdicas en donde el alumno participe activamente: líneas del tiempo, representación de roles, dibujos y grabados, estudio de documentos y litografías de diferentes épocas, videos históricos etc. Sin embargo, no es el describir y enumerar estrategias la intencionalidad de este escrito. Lo es el hecho de percibir esa carencia que los alumnos de estos tiempos tienen de esa fantasía histórica innata que yo tuve en mis tiempos de estudiante. La fantasía es muy fuerte en la edad adolescente, está en forma de fantasias eróticas, soñando con los actores o actrices de telenovela o con alguna modelo de lencería que vieron en una revista para damas. La fantasía es parte del ser humano, tanto del niño , del adolescente como en la vida del adulto. Las fantasías nunca terminan. Cuando ambicionamos un carro nuevo, una casa nueva, una camisa de marca italiana, eso es parte de fantasear.
Cierto día en la clase de Historia Universal les leia una narración biográfica sobre la vida de Mozart. El autor de su biografía, con su bien lograda narrativa les pinto un panorama muy ilustrado de la vida creativa de este compositor y de cómo todos sus recursos económicos los derrochó a lo largo y ancho de su corta vida. Termina el biógrafo por decirles que el compositor murió y fue echado en una fosa común, al lado de personas que no tuvieron ningún talento o ninguna acción que pudiéramos destacar en forma trascendental.
Nunca imagine que lo que les estaba leyendo eran palabras generadoras y detonadoras de emociones profundas: Pude observar en algunos una tristeza fidedigna en sus rostros y empatía por la persona de Wolfgang Amadeus Mozart.

Fue entonces que descubrí algo que por muchos años traté de discernir: ¿Cómo hacer que mis alumnos se interesen más por la Historia?. El cierre de mis indagatorias se dio cuando supe que por más estrategias que use en clase, si no provoco que mis alumnos tengan presente que las mismas situaciones, emociones y pasiones que hoy en día tenemos y tienen ellos, son las mismas que los personajes de la historia tuvieron, no lograré que se interesen con calidad e intensidad en esta disciplina. Y esto es lo que hace que las personas ( en particular mis alumnos) se interesen en las telenovelas y en la vida disipada de los artistas del momento. La razón es muy sencilla, todas estas celebridades de su predilección representan mucho de lo que vivimos como seres humanos, con pasiones, emociones, problemas, éxitos y fracasos. Mucho he criticado sobre la influencia de las televisoras y la música churrera que escuchan mis alumnos, así como del interés que tienen por estar al tanto de los últimos chismes que permean sus vidas o imitarlos como sujetos que son de carne y hueso.

Hasta ahora muy recientemente, con mucha pena te lo hago partícipe estimado lector, he podido formar mi criterio pedagógico en la metodología de la historia, al distinguir que es esencial abordar la asignatura desde el punto de vista de las emociones, de las pasiones y las situaciones cotidianas.- ¡La misma estrategia que usan los medios de comunicación para vendernos sus programas comicos, musicales, reality shows y telenovelas refriteadas de muy alto rating!-. ¡Gracias Televisa y Television Azteca! porque finalmente pude cortar una flor en su jardín rescatando una idea paralela de sus contenidos tóxicos.

No me cansaré de repetir que lo que se logra en la escuela se desvanece con la exposición a sus inmoralidades idiotizantes. No obstante, una cuestión muy cierta y palpable es advertir que con esta estrategia ahora mis alumnos se están apasionando por Napoleón Bonaparte o por la vida monstruosa del dictador Francisco Franco, haciendo de ellos un reality show. He logrado que se acerquen a la niebla que cubre con su velo de vapor húmedo el ambiente físico y espiritual de estos personajes históricos, y de esta forma comprender a un mayor grado de profundidad hechos, cambios y permanencias de cada proceso histórico, y en un último eslabón, en el proceso de apropiación de los aprendizajes, logren analizar críticamente el cómo muchas de las situaciones que ya acontecieron en el pasado, vuelven a repetirse de forma irremediable. Por eso subrayo con mucho énfasis lo que dice el filósofo español Emilio Lledó acerca de la historia: – El pasado es como una niebla. Esa niebla cubre con su velo a los inolvidables, estan ahí sumergidos en la niebla, sepamos que estan ahí, casi ahí mismo donde estuvieron-.images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s